CANNES 2010: EL FUTURO DEL CINE (11)

CANNES 2010: EL FUTURO DEL CINE (11)

por - Festivales
24 May, 2010 06:04 | comentarios

https://i1.wp.com/www.animateprojects.org/images/uncle448_0.jpg

Por Roger Alan Koza

En la editorial del último número de Film Comment, su editor, Gavin Smith, tras su paso por la última edición del festival de Rotterdam define muy bien un problema de todo el cine contemporáneo que no pertenece al modulador audiovisual planetario llamado Hollywood, y que muy bien se puede aplicar a la última edición del festival de Cannes. Dice Smith: “Los géneros del cine arte intentan codificar y apropiarse del lenguaje y la sensibilidad de los lobos solitarios, los artistas, esos visionarios, arriesgados, excéntricos, inconformistas, como Rossellini, Resnias, Tarkovski, Brakhage, Oshima, quienes tuvieron o mantienen un compromiso con su obra…” Smith da otros nombres más recientes (Martel, Zhang-ke, Weerasethakul, etc) y ensaya un conjunto de categorías que intentan descifrar los códigos dominantes del cine arte en el siglo XXI. Están los neo-neorrealistas (Dardenne), los neo-modernistas (Haneke), los neo impresionistas (Denis), el realismo meditativo (Hou), los neo-minimalistas (Costa) y maximalistas (Von Trier).

Es cierto: muchas películas pueden ser etiquetadas de este modo, sin por ello significar que de ser así la validez de estas obras sería menor. El problema es otro: la reproducción mecánica y mimética de un estilo internacional por el que todas las películas se parecen entre sí, más allá de su nacionalidad y su sistema de (co)producción. Se trataría de una suerte de esperanto audiovisual, un sistema difuso en donde la composición de planos y su relación con los contenidos funcionaría como el correlato inverso al modelo representacional institucional hollywoodense.

Así como sucede con Michael Mann, Terence Malick, Wes Anderson, quienes trabajan en Hollywood pero hacen un cine ostensiblemente singular y distinto, lo mismo acontece con el cine arte, en donde existen también autores –los citados más arriba, por ejemplo- que pueden desmarcarse del estilo internacional (aunque a veces sean ellos quienes imponen un método, un estilo, un tema). En otras palabras, la encrucijada de la independencia no es otra que una radicalización virulenta de la política de los autores, la repetición de un gesto pretérito pero ahora bajo otras coordenadas que en la década del ‘60, en donde los nuevos autores ya no sólo deben liberarse de un sistema de entretenimiento global sino también de una gramática asociada al cine autoral, una gramática sin política, pues el trabajo sobre la forma ya no funciona como una condición necesaria de un cine que merezca ser pensado como arte y por ello, entonces, una práctica capaz de interrogar el mundo, cuestionarlo e ir más allá de la mera representación de él.

Algo sucedió en el festival de Cannes 2010. Es evidente que la competencia internacional fue trivial. A pesar de su solemnidad y urgencia, Biutiful, o films como Hors La Loi y Chongqing Blues que pretenden articular algún tipo de declaración sobre el estado de las cosas o la historia pasada, no han demostrado por qué deben estar en un festival que supone seleccionar y presentar lo mejor del cine del mundo. Los síntomas descriptos por Smith fueron verificables en todas las secciones, pero hubo excepciones excepcionales.

El film ganador de Apichatpong Weerasethakul, El tío Boonmee quien puede recordar vidas pasadas, es una obra maestra que habrá de contradecir no sólo a Smith y sus predicciones, sino también a la famosa sentencia de los hermanos Lumière, los padres galos del cine:, cuando decía que «el cine es una invención sin futuro”.  En efecto, es en El tío Boonmee quien puede recordar vidas pasadas en donde hay que ver los trazos del cine del futuro  y no en Avatar y los avatares del cine 3D. El tío Boonmee quien puede recordar vidas pasadas, como también Film Socialisme, El extraño caso de Angélica, y quizás también Los labios y algunos otros títulos, demuestran que el arte de las imágenes móviles vive y respira.

(Serie concluida)

Fotos: 1) El tío Boonmee quien puede recordar vidas pasadas.

TODOS LOS PREMIOS

PALMARES DE LA SECCIÓN OFICIAL

-PALMA DE ORO: Uncle Boonmee Who Can Recall His Past Lives, de Apichatpong Weerasethakul (Tailandia).

-GRAN PREMIO DEL JURADO: Des Hommes et des Dieux, de Xavier Beauvois (Francia).

-MEJOR DIRECTOR: Mathieu Amalric por Tournée (Francia).

-MEJOR ACTOR:  Javier Bardem por Biutiful, de Alejandro González Iñárritu (España-México), y Elio Germano, por La nostra vita (Italia), de Daniele Luchetti. (Les deberían haber dado el premio a todos los monjes de Beauvois).

MEJOR ACTRIZ: Juliette Binoche, por Copie Conforme, de Abbas Kiarostami (Italia-Francia).

-MEJOR GUIÓN: Lee Chang-Dong, por Poetry (Corea del Sur).

-PREMIO DEL JURADO: Un homme qui crie, de Mahamat Saleh-Haroun (Chad). 

-CAMARA DE ORO: Año bisiesto, de Michael Rowe (México).

-PALMA DE ORO MEJOR CORTOMETRAJE: Chienne d’histoire, de Serge Avekidian (Francia).

PREMIOS OFICIALES DE UN CERTAIN REGARD

-Premio Un Certain Régard: Ha Ha Ha, de Hong Sang-soo (Corea del Sur).

-Premio del Jurado: Octubre, de Diego y Daniel Vega ((Perú).

-Premio de Interpretación: Adela Sánchez, Eva Bianco y Victoria Raposo por Los labios, de Iván Fund y Santiago Loza (Argentina).

PREMIOS DE LA QUINCENA DE REALIZADORES

Le quatro volte, del Michelangelo Frammartino (Italia)

PREMIOS DE LA SEMANA DE LA CRITICA

-Grand Prix: Armadillo, de Janus Metuz.

-OFAJ Very Young Critics Award: Sound of Noise, de Ola Simonsson y Johannes Stjarne Nilsson.

-SACD Prize y ACID/CCAS Support award: Bi, Don’t Be Afraid!, de Phan Dang Di.

PREMIOS NO OFICIALES

-Premios FIPRESCI de la crítica internacional: Tournée, del francés Mathieu Amalric (competencia oficial); Pál Adrienn, de la húngara Agnes Kocsis (Un Certain Régard); y la gallega Todos vós sodes capitáns, de Oliver Laxe (Quincena de Realizadores).

-Premio SIGNIS (ecuménico): Des hommes et des dieux, de Xavier Beauvois (Francia). Mención: Another Year, de Mike Leigh (Gran Bretaña).

-Palma Queer: Kaboom, de Gregg Araki (EE.UU).

-Premios de la Juventud: Copie conforme, del iraní Abbas Kiarostami; y Les amours imaginaires, del canadiense Xavier Dolan.

(La lista de premios la he tomada prestada de otroscines.com, el sitio que cubrió dia a día Cannes 2010 con profesionalidad y eficacia)

Nota: con este post termina la cobertura de Cannes 2010. Todos los textos fueron subidos sin corrección alguna, pues no contaba con el tiempo. También me hubiera gustado haber podido cubrir otros filmes importantes, aunque la mayoría de los filmes que finalmente tuvieron premios han sido analizados en las 10 entregas precedentes a este post. Me hubiera gustado mucho poder escribir sobre el film de Hong, Hahaha (y también sobre I wish I knew, de Jia Zhang-ke), pero mis condiciones de trabajo en Cannes no dependen estrictamente de mí. Por obligación debo ver 4 películas (a veces 5) ya programadas por el festival para el que trabajo. En algunas ocasiones, esos films coinciden con películas que quiero ver, pero no siempre es así. Por eso, ni bien he visto un hueco en mi plan de trabajo he tratado de ver lo que quiero y lo que me parece importa para los lectores del blog. Fue así que pude escribir sobre muchos de los filmes ganadores, que no estaban en mi agenda de trabajo, lo que levó un esfuerzo extra, pues implicaba ver 6 películas diarias y luego escribir por las noches. Pido disculpas por algunos errores gramaticales u omisiones involuntarias. Serán subsanadas a medida que pasen los días y vuelva sobre los textos publicados.

Roger Alan Koza / 2010