EL CANON INTERNACIONAL DE ALEJANDRO COZZA

EL CANON INTERNACIONAL DE ALEJANDRO COZZA

por - El canon internacional, Varios
07 Jul, 2011 08:39 | Sin comentarios

10 +1 PELÍCULAS FAVORITAS DE LA HISTORIA DEL CINE

La mamá y la puta

por Alejandro Cozza

Si bien muchos creen que somos hermanos, al leer con atención nuestros apellidos la asociación inconsciente que nos convierte en parientes se diluye al instante. El apellido de Alejandro es de origen italiano, el mío checo.

Conocí a Cozza hace un par de años. Sabía de su videoclub, el mítico Séptimo Arte, el lugar obligado para cualquier cinéfilo serio que vive en la ciudad de Córdoba. Pero, inexplicablemente, tardé en visitarlo, incluso, me llegué hasta su “Alejandría” de Bedoya al 500 ya trabajando con él en el programa de televisión que se emite en Canal 10 de Córdoba, El cinematógrafo, desde junio 2010.

Alejandro pertenece a otra generación. Tiene 10 años menos que yo, y es una distancia tan notable como imperceptible. Pude darme cuenta de nuestra diferencia generacional cuando defendió con vehemencia Los indestructibles, de Stallone en un programa del año pasado. Pero hay algo extraño en él, inusual en personas de su generación. Su pasión cinéfila es antes que nada histórica. Ve cine trash, cine coreano, rarezas de todo tipo, y ama, lógicamente, a Bela Tarr y a Kiarostami. Sin embargo, su cinefilia es bien americana. Es que Cozza podría ser el hijo no reconocido de un crítico como Jorge García (verlos juntos en el programa resultó un placer enorme; una entrevista que podría haber durado horas).

Es por eso que su ciclo Pasión de los fuertes, que va todos los sábados por las tardes en el Cineclub Municipal Hugo del Carril, espacio dedicado a grandes maestros (y no tan grandes, pues Alejandro es un crítico “termita”, y ama las películas “imperfectas”) es, a mi juicio, uno de los espacios más valiosos sino el más importante que tiene la ciudad. Es un Must, una cita ineludible de formación cinéfila.

Alejandro habla velozmente, como si su nariz hubiese sido invitada a una interminable fiesta organizada por Abel Ferrara, una impresión que suele tenerse de él, errónea e imprecisa, pues Ale Cozza, si bien es un libertario en la materia, ha tomado partido por el ascetismo en estos temas. Sus drogas son las películas (y el rock).

Aprendo de mi compañero de trabajo. Aprendo de su ansiedad y su pasión. Pero lo que más me gusta de mi “hermano” Cozza es su generosidad cinéfila. El entrega y presta películas como si se tratara de cartas de amor. (Roger Koza)

Alejandro Cozza (a la izquierda)

 1)      LA MAMA Y LA PUTA DE JEAN EUSTACHE  (FRANCIA) 1973

2)      UN TIRO EN LA NOCHE DE JOHN FORD (EE.UU.)  1962

3)      RETORNO AL PASADO DE JACQUES TOURNEUR (EE.UU.)   1954

4)      EL DESPRECIO DE JEAN LUC GODARD (FRANCIA)   1966

5)      SIN SOL DE CHRIS MARKER (FRANCIA) 1983

6)      UNA MUJER BAJO INFLUENCIA DE JOHN CASSAVETES (EE.UU.)  1975

7)      DIOS Y EL DIABLO EN LA TIERRA DEL SOL DE GLAUBER ROCHA  (BRASIL)  1964

8)       MOUCHETTE DE ROBERT BRESSON  (FRANCIA)  1966

9)      ONE WAY BOOGIE/27 AÑOS DESPUES DE JAMES BENNING   (EE.UU.)  1977/2005

10)   LA ANGUSTIA CORROE EL ALMA DE RAINER W. FASSBINDER  (ALEMANIA)   1974

11)    EL BESO AMARGO DE SAMUEL FULLER  (EE.UU.)  1962

Queda claro en la elección que el gusto personal fue el motor seleccionador de la lista; no son las películas mas importantes de la historia del cine, ni el intento de crear un canon alternativo… Simplemente son películas que me conmocionaron en determinados momentos de mi vida y me generaron, a partir de ellas, inquietudes nuevas con respecto al cine.

Creo que la mejor película es la que despierta en nosotros las ganas de ver más películas para seguir siendo conmocionados por nuevos descubrimientos, repitiendo simplemente una compulsión o siendo incitados a seguir ahondando sobre nosotros mismos o sobre el mundo que nos rodea a partir del cine.

Aunque si voy a los datos técnicos de los films, debería revisar mi idea de “mundo” ya que noto que la gran mayoría de las películas son de EE.UU. y de Francia, un dato excesivamente centralista que no me enorgullece en sí, pero que tampoco puedo negar en mi formación cinéfila. Así también, debería pensar por qué la mayoría de los films pertenecen a la década del ‘60 y ‘70, menos una del ´50 y otra del ´80. La de James Benning tiene la particularidad de ser filmada en 1977 y anexada una segunda parte, como su nombre lo indica, 27 años después en 2005.

De todas formas, son 10 + 1 como podrían ser otras 200 y eso dispararía otra serie de reflexiones sin duda en torno a la selección. Y como siempre digo, si mañana debería hacer el listado de nuevo, seguro sería distinto. Un listado no define cuestiones canónicas sólo por lo que entra, sino por todo lo que queda afuera.