SEMANA DEL 28/06 AL 04/07 EN LOS CINECLUBES

SEMANA DEL 28/06 AL 04/07 EN LOS CINECLUBES

por - Cineclubes
28 Jun, 2010 07:34 | Sin comentarios

LA CUMBRE: EN EL CINE LUIS BERTI, BELGRANO 470

30 de junio, a las 20.30hs: Godard en foco

https://i1.wp.com/1.bp.blogspot.com/_fUPmnBcFZOA/S8egOBS_0kI/AAAAAAAAAQ8/g9WrjtKFiJE/s1600/UneFemmeEUFemme.jpg?resize=307%2C196

Una mujer es una mujer, de Jean-Luc Godard, Francia, 1963

80’ / +13

Mediometraje, a las 19.50hs: Ydessa, los osos y etc… (43’), de Agnès Varda, Francia, 2004

La tercera película de Godard, concebida bajo el concepto de un musical neorrealista, una declaración paradójica aunque eventualmente cierta en este caso, condensa la mayor parte de las inquietudes formales de Godard: el caos como sustrato antecedente del ímpetu narrativo, el montaje como una mímesis del funcionamiento del cerebro, el sonido y la música como una entidad pletórica de posibilidades narrativas y sensitivas, y una exploración física y simbólica del espacio como entidad dramática, más allá de que se trate del set de un estudio (el departamento de la pareja protagónica) o las calles del barrio obrero de Saint Denis. Quizás una comedia y un estudio sobre el deseo femenino, Una mujer es una mujer se desarrolla a partir de una declaración precisa de su heroína, Angela (Anna Karina), quien es, además de ama de casa, stripper: “Quiero un bebé en las próximas 24 horas”, algo que resultará indiferente a su novio oficial (Jean-Claude Brialy). En algún momento se podrá leer en un típico aforismo del director sobre la pantalla: “Todo les saldrá mal porque se aman”, y poco tendrá que ver con esto la insistencia de otro hombre que corteja a Angela en todo momento (Jean-Paul Belmondo). Siendo su primera película en color y en Scope, Godard aprovecha la ocasión para pintar sus fotogramas y expandir la superficie de sus encuadres. Sin embargo, en medio del artificio (los personajes miran a cámara, posan y los posee un espíritu lúdico), Godard incluye algunos pasajes casi documentales y respetuosos sobre la vida barrial y sus trabajadores, momento en el que se puede entender muy bien el oculto carácter neorrealista de este musical heterodoxo. (Roger Koza)

VILLA GIARDINO: EN EL TEATRO ALEJANDRO GIARDINO

4 de julio, a las 20.00hs:

https://i0.wp.com/lafuga.cl/media/articulo/imagenes/adicionales/Eisenstein-Marx_jpg_420x210_crop_q85.jpg?resize=316%2C158

Noticias de la antigüedad ideológica. Marx/Eisenstein/El capital, de Alexander Kluge, Alemania, 2008

83’ / ATP

Cortometraje: Guernica (13’), de Alain Resnais y Robert Hessens, Francia, 1950

El cineasta más importante de Alemania en actividad, Alexander Kluge, retoma (más bien se inspira en) un viejo proyecto de fines de la década del ’20 del siglo pasado, en el cual el realizador ruso Sergei Eisenstein pretendía llevar a la pantalla grande uno de los clásicos de la literatura política de todos los tiempos: El capital, de Karl Marx. Esta versión introductoria y reducida (el film dura 9 horas) es fascinante tanto por su montaje como por su rigor intelectual. Aquí, Kluge combina material de archivo, clips de películas mudas, lecturas, entrevistas, inscripciones, sketches heterodoxos y un magistral corto, de Tom Tykwer, dentro del film, en el que se explica visualmente la historia humana de los objetos, un modo de destituir el carácter metafísico y teológico de las mercancías y su concomitante naturaleza fetichista. Accesible para los no iniciados, el pasaje en el que un desocupado discute la pertinencia de la obra de Marx es conmovedor y preciso: esta “antigüedad ideológica”, el marxismo y su legado, es para el siglo XXI lo que ha sido por milenios la antigüedad clásica para Occidente, un pasado “remoto” para medir y pensar el presente y el futuro. (RK)