SEMANA DEL 09 AL 15/08 EN CINECLUBES

SEMANA DEL 09 AL 15/08 EN CINECLUBES

por - Críticas
09 Ago, 2010 04:48 | Sin comentarios

LA CUMBRE: EN EL CINE LUIS BERTI, BELGRANO 470

11 de agosto, a las 20.30hs: Segunda Muestra de Cineclubes

https://i1.wp.com/3.bp.blogspot.com/_bnh2Kgi3nK8/SSR2674ZKvI/AAAAAAAAAew/9R9AeXyuwv4/s400/juanele.jpg

La orilla que se abisma, Gustavo Fontán, Argentina, 2008

64 minutos / ATP

Cortometraje: Los caminos a Kiarostami (32’), de Abbas Kiarostami, Irán, 2006

La película de Gustavo Fontán es un riguroso ensayo poético sobre la obra del poeta entrerriano Juan Laurentino Ortiz (1896-1978), más conocido como Juanele. Fontán elige el camino menos transitado: traducir una experiencia verbal en imágenes, es decir, transfigurar los versos en planos. La aventura estética de Fontán consiste en mostrar lo poético y dejar de nombrarlo. Su película es un viaje perceptivo precedido de la palabra de Ortiz, aunque ésta está prácticamente ausente, excepto por dos placas con fragmentos de poesía y la voz de Juanele recitando un poema en el epílogo. “Acaso la revolución consista en lo que el hombre por siglos ha estado postergando: la necesidad del verdadero descanso, el que permite ver cómo crecen, día a día, las florcitas salvajes”. Éste es el punto de partida, sentencia engañosamente candorosa, y que Fontán habrá de materializar plano tras plano hasta el final. En efecto, se trata de purgar la mirada de la saturación indiscreta de lo audiovisual masivo y publicitario que no permite ver. Así, la cámara de Fontán deviene en un préstamo de ojos, con los que se habrá de ver un mundo, el nuestro, el de Juanele, uno poblado por gatos, hojas, tormentas, lluvias, ríos, cielos, hombres que pescan y navegan con sus botes en la bruma, pero vistos como si éstos estuviesen brotando desde las rimas de Ortiz. El filósofo Oscar del Barco ha sugerido que la poesía de Juanele es una teofanía real, y Fontán así parece percibir el encuentro del lenguaje poético con el mundo. El Litoral es Juanele, el río es él. Nadarlo es casi un imperativo fisiológico. (Roger Koza)

VILLA GIARDINO: EN EL TEATRO ALEJANDRO GIARDINO

15 de agosto, a las 20.00hs: Segunda Muestra de Cineclubes

https://i2.wp.com/www.conlosojosabiertos.com/wp-content/uploads/2010/06/invernadero.jpg?resize=328%2C184

Invernadero, de Gonzalo Castro, Argentina, 2010 *

97’ / ATP

Cortometraje: Llórame un río (20’), de Jia Zhang-ke, China, 2008

Invernadero, de Gonzalo Castro, film ganador de la competencia argentina en el Bafici 2010 y que viene de competir en el prestigioso festival francés FIDmarseille, constituye una prueba radical del término independencia aplicada al cine y es una renovación de la pretérita noción de cine de autor. Invernadero es un filme hecho por un solo hombre. Castro es director, guionista, montajista, sonidista, director de fotografía, agente de relaciones públicas y distribuidor. Una película sin costos, pero que se ve y se escucha mejor que muchos filmes industriales. El personaje central de Invernadero es Mario Bellatin, el famoso escritor mejicano, aquí interpretándose más o menos a sí mismo. El tema del filme: el lenguaje, visto como materia de la escritura y como propiedad común de todos los vínculos humanos. En el cine de Castro la conversación es el fenómeno predominante. (RK)