SEMANA DEL 08 AL 14/10 EN CINECLUBES

SEMANA DEL 08 AL 14/10 EN CINECLUBES

por - Cineclubes
08 Nov, 2010 05:55 | Sin comentarios

LA CUMBRE: EN EL CINE LUIS BERTI, BELGRANO 470

10 de noviembre, a las 18.30hs: Godard en foco

https://i1.wp.com/mmimageslarge.moviemail-online.co.uk/JP-Leaud_Anne-Wiazemsky.jpg?resize=254%2C201

La china, de Jean-Luc Godard, Francia, 1967

97’ / +13

Cortometraje: Jean Luc según Luc (8’), de Luc Moullet, Francia 2006

Una de las obras menos valoradas y más incomprendidas de Godard, este film de 1967 no es tanto una aproximación directa al movimiento maoísta francés como una indagación multifacética de él, mucho más matizada y vivaz que la propaganda de agitación teórica que Godard haría luego junto a otros después de los levantamientos del Mayo Francés en 1968. Aunque la película explora el dogmatismo y la violencia de una célula maoísta en París, Godard está aquí igualmente preocupado por temas tales como el rock francés, el color rojo, la historia del cine, el “revisionismo” del Partido Comunista Francés y los anhelos románticos de los jóvenes rebeldes. El enérgico elenco, que incluye a Anne Wiazemsky, Jean-Pierre Léaud y Juliet Berto, permite que todos estos temas en el film se vuelvan problemáticos y conmovedores. La película, un tiempo después, sirvió de inspiración para los levantamientos estudiantiles en la Universidad de Columbia, pero eso tiene que ver más con el estilo y la fuerza del film que con su inteligencia política. (Jonathan Rosenbaum)

PELÍCULA DEL MES

https://i1.wp.com/www.mardecortesbaja.com/MasculinFemininBaja.JPG?resize=275%2C190

A las 20.30hs: Godard en foco

Masculino-Femenino, Jean-Luc Godard, Francia, 1966

100’ / +13

Mediometraje, a las 20.10: Meeting Woody Allen (26’), de Jean Luc Godard, Francia-Suiza, 1982

El período conocido como los sesenta es el más valioso en el cine del mundo, pero puede también ser sintetizado con un único nombre. No ocurría nada igual desde que D.W. Griffith golpeaba cada dos semanas el estudio de Biograph en la Calle 14 con dos latas de película hasta que Jean-Luc Godard hizo 15 películas en el período que arranca con Sin aliento (1960) y termina, incluso aceleradamente, en el cataclismo de Weekend (1967). Dirigida por cualquier otro, Masculino-Femenino –una de las tres películas que Godard rodó en el gran año de 1966– sería una obra maestra. Para el joven Godard se trató sólo de trabajo, algo habitual. En realidad, Masculino-Femenino, cuyo título alternativo es “Los hijos de Marx y la Coca Cola”, redirige el brillante y fragmentado cine sociológico de Una mujer casada de la burguesía parisina a la cultura joven de la ciudad (le siguió inmediatamente la gran obra maestra Dos o tres cosas que sé de ella). Masculino-Femenino documenta un mundo de tocadiscos, flippers y chicas que usan botas blancas, así como también cafés viejos y discotecas frecuentadas por dos veinteañeros: Paul, un joven serio y comunista (Jean-Pierre Léaud) y la candidata a convertirse en cantante ye ye, Madeleine (la verdadera estrella de ye ye Chantal Goya). La historia es la siguiente: Paul conoce a Madeleine, luego se muda a vivir con ella y sus dos amigas; Madeleine graba un disco que llega al puesto número 6 en Japón y queda embarazada. Sin embargo, la película es una sucesión de lo que Godard llama “hechos precisos”: conversaciones generales, tiros recurrentes, una escena plagiada de Dutchman de LeRoi Jones, referencias a “Mr. Bob Dylan”, propaganda a Pierrot, el loco. Protestar contra la guerra de Vietnam es algo presupuesto. Todo el mundo se la pasa hablando –o más bien entrevistándose unos a otros– acerca de sexo. De hecho, Paul se convierte en un encuestador que, en una escena titulada “Diálogo con un consumidor de productos”, somete a una auténtica reina de la belleza a un conjunto de preguntas sobre el socialismo, Estados Unidos, y el control de la natalidad. En la secuencia más celebrada de la película, Paul, Madeleine y los amigos de Madeleine asisten a una película erótica sueca (una parodia de El silencio que Godard rodó para justificar Masculino-Femenino como una coproducción). “Ésta no es la película que queríamos hacer, o, más secretamente, ésta no es la película que queríamos vivir”, así reflexiona Paul, articulando la premisa exacta de la Nueva Ola y la cinefilia de los ’60. (Jim Hoberman)