LOS OLVIDADOS: JOHN STURGES

LOS OLVIDADOS: JOHN STURGES

por - Columnas
04 Mar, 2022 02:33 | 1 comentario
A pesar de ser un eficiente realizador dentro del cine de acción –sobre todo en el territorio del western- no son muchos los que hoy tienen presente a John Sturges.

Nacido en Oak Park, Illinois en 1911, poco y nada se sabe de su niñez y adolescencia. En 1932 ingresó en la RKO como asistente de montaje, continuando su aprendizaje en el departamento de arte para terminar como asistente de producción de David Selznik. En los años de la guerra trabajó como editor e instructor en la Fuerza Aérea, rodando varios documentales, uno de ellos Thunderbolt (1945), de cierta fama, codirigido con William Wyler. De regreso en Hollywood, debutó como realizador en 1946, desarrollando una carrera de tres décadas en los que sus principales logros estuvieron en los relatos de acción. Sus mejores títulos se encuentran en la década del 50 y varios de sus westerns fueron muy apreciados por sectores de la crítica aunque los más exitosos, como suele ocurrir, no son necesariamente los mejores. Sus últimas películas fueron grandes superproducciones que muestran una clara pérdida de inspiración y de rasgos personales. Retirado de la pantalla en 1976, John Sturges falleció en California en 1992.

Dentro del cine norteamericano clásico existen algunos realizadores a los que se los identifica de manera casi excluyente como directores de westerns (Anthony Mann, Delmer Daves), a pesar de que, sobre todo en el caso de Mann, brillaron en otros géneros Sin embargo, en cuanto a John Sturges la apreciación es justa, ya que si se quieren encontrar sus mejores títulos hay que buscarlos en aquel terreno aunque, justo es decirlo también dirigió muy buenos policiales, fallando en cambio cuando quiso incursionar en la comedia o el melodrama. 

Si bien no es fácil acceder a sus primeras películas, ya a fines de los 40 sus títulos del Oeste, vg, The Walking Hills (1949) mostraban la incorporación en sus relatos de elementos del film noir. Pero hay algunos rasgos distintivos en las mejores películas de Sturges que conviene señalar. El primero es que sus films son esencialmente masculinas, mostrando fuertes relaciones, que pueden pasar de la gran amistad al odio, entre hombres; incluso algunas de sus películas se caracterizan por la ausencia de personajes femeninos, y también puede encontrarse en algunos casos, algún rastro de misoginia. En varios de sus films esas relaciones masculinas pueden ser ambiguas y contradictorias y también se da el caso de que sus héroes pueden tener un turbio pasado. Otro elemento destacable es la utilización de las locaciones y los paisajes, en el caso de los westerns, áridos y rocosos, en concordancia con la aspereza de las acciones. Y no puede dejar de mencionarse la presencia de algunos villanos memorables, como el que interpreta Richard Widmark en El tesoro del ahorcado y también el tono sombrío de algunos de los finales de sus películas. El gran éxito comercial de la filmografía de Sturges fue El gran escape, un extenso y entretenido relato sobre una fuga masiva de un campo de concentración nazi en la que el director pierde la oportunidad de desarrollar los caracteres de los personajes pero, lamentablemente, varias de sus mejores películas hoy no son recordadas. Van entonces, como siempre las recomendaciones de algunos de sus films

***

LA CAPTURA (The Capture, 1950) es un relato en el qué en un extenso flashback, un hombre perseguido por la policía le cuenta a un sacerdote cómo mató accidentalmente a otro hombre y llegó a esa situación, enamorándose en el medio de la esposa de la víctima. Un film de un logrado clima en el que ya se pueden apreciar los rasgos ambiguos de sus protagonistas.

EL PUEBLO CONTRA O´HARA. (People Against O´Hara, 1951) es una fusión de film noir con película de juicio en el que un abogado con tendencia al alcoholismo, decide retomar su actividad como criminalista para defender a un acusado al que considera inocente. Muy buena definición de personajes y una gran secuencia final que elude el tópico y característico happy end..

Jeopardy

DEVOCION DE MUJER (Jeopardy, 1953) es un estilizado ejercicio de suspenso con el espíritu de los films de clase B, en el que un matrimonio y su pequeño hijo se ven sorprendidos cuando el hombre queda atrapado bajo un tronco mientras sube la marea. Cuando su esposa busca ayuda se topa con un asesino, quien terminará ayudándolos (uno de los típicos villanos ambiguos del director).

HOMBRES O BESTIAS (Escape From Fort Bravo, 1953) es una atractiva variación sobre el tema de la Guerra de Secesión. Un grupo de prisioneros sudistas escapa de un fuerte norteño y cuando son alcanzados se alían a los perseguidores para enfrentarse a los indios, mientras una mujer que ayudó a la fuga termina enamorándose de un capitán del fuerte. Extensa gran secuencia cuando el grupo, refugiado en un pozo en medio del desierto, es acosado por los indios.

CONSPIRACIÓN DE SILENCIO (Bad Day in Black Rock, 1954) es un ejemplo de la fusión de western con film noir en la que un exmilitar lisiado llega a un inhóspito y desértico pueblo para averiguar la suerte corrida por un granjero japonés que le salvó la vida. Típico enfrentamiento de un individuo a un medio hostil con claras referencias al racismo imperante en la época (la película está ambientada en 1945).

CINCO TUMBAS (Backlash, 1956) narra la investigación de una masacre en la que murieron cinco hombres mientras un sexto está desaparecido, a cargo de un outsider que busca a su padre y una mujer que hace lo propio con su marido. La sospecha de que el desaparecido es el responsable es el motor de la acción, que culmina con una excelente secuencia y un inesperado enfrentamiento.

DUELO DE TITANES (Gunfight at the OK Corral, 1957) es una de las varias versiones sobre el enfrentamiento de Wyatt Earp, sus hermanos y Doc Holliday con los Clanton y sus secuaces que culmina en el legendario duelo en el OK Corral. Pero el film está centrado en la evolución de la relación entre Earp y Holliday  y muestra a este y su amante (notables Kirk Douglas y Jo Van Fleet) como una pareja autodestructiva al mango.

The Law and Jake Wade

EL TESORO DEL AHORCADO (The Law and Jake Wade, 1958) es tal vez el mejor western de Sturges, en el que un sheriff  libera a un prisionero acusado de varios crímenes. Cuando se separan el bandido los persigue y toma prisioneros al sheriff y su novia para que los conduzcan a un presunto tesoro, producto de un robo que compartieron, mientras se va develando la turbia relación entre ambos culminando el film en un desolado pueblo fantasma. Richard Widmark compone aquí a un villano inolvidable.

EL ULTIMO TREN (Last Train to Gun Hill1959) es otro atractivo western con resonancias de 3.10 to Yuma, de Delmer Daves. Aquí, la mujer india de un sheriff es violada y muerta y cuando aquel investiga, descubre que está implicado en el tema un viejo amigo. El film ofrece varias tensas secuencias y un creciente suspenso que culmina en el enfrentamiento final, una vez más de sombrío tono.

SIETE HOMBRES Y UN DESTINO (The Magnificent Seven1960) es una remake de Los siete samuráis, de Akiras Kurosawa, decorosa pero sin la grandeza del original, aunque fue apreciada por el maestro japonés. Aquí la acción transcurre en un poblado fronterizo entre México y los Estados Unidos en el que los campesinos del lugar son acosados por un grupo de bandidos que les roba sus cosechas. Hay muy buenas secuencias de acción y algunas actuaciones recordables como la de Eli Wallach como el jefe de los atacantes.

LA HORA DE LA PISTOLA (Hour of the Gun1967) es otra aproximación a la historia del duelo en OK Corral que no es, como pretenden algunos, una remake de Duelo de titanes. Aquí la acción, presuntamente basada en documentos, transcurre a posteriori del duelo y tiene un tono seco, austero y amargo, y lejos de idealizar a los personajes, muestra a Earp como un despiadado sheriff y a Holliday como un alcohólico enfermo y resignado a su suerte.

Jorge García / Copyleft 2022