Con esta publicación empieza la columna del joven crítico de cine de Belo Horizonte. El título de la columna remite a la última película del gran Adirley Queirós. De aquí en más, las mutaciones que experimenta el cine brasileño tendrán aquí a uno de sus mejores intérpretes. Aquí, Guimarães pone atención en algunas películas poco conocidas.