La reconocida escritora vuelve sobre un clásico del cine moderno y descubre en este la forma en la que se puede filmar (discretamente) la consciencia.